viernes, 5 de junio de 2015

COLORES TIERRA



Buenos días:

Hay gente que me pregunta que si mi generación se siente diferente dado que en España el año que yo nací 1975, hubo un cambio político muy grande. Yo por lo menos no me siento diferente a los que nacieron antes que yo, de hecho muchos de mis compañeros de trabajo son mayores, así como tampoco me considero muy diferente a los treintañeros, únicamente en que le pido a la vida que se estruje bien para vivir cada segundo que me da.  Creo, desde mi punto de vista siempre ojo, que lo único que tenemos son recuerdos borrosos de manifestaciones de OTAN, de mundiales perdidos con mascotas cítricas, de muertes por heroína, lejanas en mi caso, de jugar a las cartas en la calle, de intentar hacer punto, de mi madre gritando ¡Virginiaaaaaaaa! desde la terraza para que subiera para casa, de ese bocata de tortilla francesa envuelto en papel de aluminio que me lanzaba desde la ventana....  únicamente son recuerdos situados en otros años pero que cada uno tenemos de nuestra generación. Entiendo que los niños siempre somos niños y salvo periodos de guerras, la niñez casí siempre sabe dulce. 

Yo crecí siendo una niña solitaria y de sonrisa fácil y eso todavía creo que lo conservo, los rasgos que desarrollamos en nuestros primeros años de vida, siempre marcan el resto.

Así que con mi mejor sonrisa hoy os presento un vestido que tenéis en todos los escaparates de Zara para que os hagáis una idea de como queda puesto, a mí personalmente me encanta.



Llevo, como os he dicho, vestido de Zara, cazadora de Mango, botas de blanco y gafas de terciopelo rojo.

Espero que tengáis un buen fin de semana y que me contéis si tenéis algún recuerdo compartido.

Un muaki,



1 comentario:

  1. jijiji, no le quitaste la etiqueta del vestido! q mono queda puesto

    ResponderEliminar